Un viaje para bucear en Gran Canaria

Siempre se dice que la fauna marina aun no se ha descubierto del todo. Los secretos que esconden los mares y los océanos son increibles y por más que lo haga una y otra vez nunca voy a dejar de asombrarme.

He tenido la posibilidad de bucear en aguas de Argentina, Cuba, Gran Canaria, Bahamas y algunos lugares más bien escondidos en el medio de la “misma nada” y la verdad es que siempre se conocen y ves cosas nuevas en todo sentido.

Partamos de la base que de que como ya sabemos desde el colegio, nuestro planeta, se compone en mayor medida de agua y por cuestiones de disponibilidad, tecnología, tiempos y seguridad aun no hemos podido explorar todo para poder conocer y aprender. Pues esto mismo le pasa a cualquiera que este metido en el mundo del buceo.

Hace unas semanas llegue de un viaje por Gran Canaria que ya les contaré en detalle algún día, pero hoy me voy a detener en una de las actividades que realizamos, una inmersión en Las Palmas de Gran Canaria, para esto contratamos a la gente de Buceo Pandora http://www.buceopandora.es/ quien a decir verdad nos mostró (o al menos a mí) un nuevo mundo en esa parte del mundo submarino.

Dentro de todas las opciones que nos ofrecía la gente de Buceo Pandora (antiguos barcos, reservas marinas, formaciones rocosas, arrecifes artificiales, etc) optamos por bajar en la zona de la playa de Arinaga – El Cabrón, realmente un lugar increíble lleno de todo lo que conocía y lo que ni sabía que existía.

Foto Buceo Pandora - Arinaga - El Cabrón

Foto Buceo Pandora – Arinaga – El Cabrón

Esta zona donde descendimos, es una de las más conocidas y utilizadas por busos y excursionistas de todos los niveles con una amplia gama de rutas diferentes lo que nos permite entrar y salir por diferentes puntos sin volver a recorrer la misma ruta. Un lugar lleno de una belleza impresionante.

En el descenso, primero nos encontramos con una zona de playa para hacer un recorrido general y tomar alguna idea de hacia donde vamos. Una vez que nos adentramos aún más encontramos la entrada por el agujero, a partir de aquí es que surgen varios tipos de descensos entre los que se encuentran bajadas de al menos 25 a 30 metros.

La verdad, increíble el acceso a la información y a las imágenes que podemos obtener en lugares como estos. Lamentablemente la cámara que use ese día se estropeó y no he podido recuperar las fotos por ahora, pero en cuanto lo haga las colgaré.

No pierdan la oportunidad de practicar y/o probar el buceo, ya se darán cuenta solos de lo que les hablo.

Contanos tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *