Todo lo que tenes que saber antes de irte de camping

Acampar es un deporte que es disfrutados por muchos, aunque existen situaciones extremas de campismo, como al escalar una montaña, lo normal es que un campamento se establezca en un rango de temperatura de entre 0 y 15 grados.

Es muy importante (casi lo más importante) que a la hora de acampar se tenga información de las condiciones climatológicas del lugar. Existen los campamentos donde se puede dormir sin problemas bajo las estrellas, mientras que, en otros, se necesita recubrimientos metálicos y plásticos por las bajas temperaturas que puede haber en la noche.

Clima Caliente

Lo importante a considerar en este tipo de escenarios es que, si es un clima cálido, lo más probable es que haya mosquitos y más animales de lo normal. Por lo que lo más recomendable es llevar, en adición al indispensable protector solar, repelente de insectos. También es una opción no llevar una bolsa para dormir, y limitarse a llevar un tapete para no dormir en el duro piso.

Otra recomendación para tierras calientes es llevar un termo de agua con gran capacidad, para mantenerse siempre hidratados y no ser propenso a padecer insolación o deshidratación, sumado a esto, lo ideal es una tienda de campaña con gran ventilación (pero sin olvidar cerrar las mallas), para tener un ambiente que favorezca el bienestar del cuerpo.

Los artículos de higiene personal son básicos para cualquier campamente, incluidos papel de baño, toallas húmedas, cepillo, pasta de dientes, desodorantes y jabón en barra.

La ropa tiene que ser de materiales ligeros y de colores claros.

Clima Templado

Es un poco más complicado acampar en clima templado, ya que las eventualidades climatológicas pueden cambiar de un momento a otro. En especial considerando la humedad y la lluvia. Al igual que en el ambiente templado, no hay que olvidar el repelente, para que no exista el problema de ser mordido o picado por insectos pequeños.

Las especificaciones técnicas cambian por las eventualidades del terreno y la atmosfera. En primer lugar, es esencial llevar un saco para dormir, aunque no debe de tener tantas especificaciones como en climas más helados, es importante llevar uno, y si se desea, un bajo sleeping que sirve para ablandar el piso. La tienda de campaña debe contar con un toldo especializado, resistente al agua.

La ropa tiene que cubrir un amplio radio de temperaturas, desde unos shorts para la mañana, como unos pants calientes y un impermeable para las noches frías o la posibilidad de lluvia.

Clima Frío

Aquí comienza lo complicado, pues todo el equipo de campismo tiene que ir en función al clima, en especial cuando se trate de nieve. Lo principal es encontrar una tienda de campaña adecuada, donde tenga protección tanto debajo de la tienda como encima. Se les conoce como Igloo. El sleeping bag tiene que ser apropiado para bajas temperaturas, que aguante a menos cero grados.

La ropa es fundamental para no pasar complicaciones. Lo principal es que sean capas de ropa, desde ropa térmica, hasta chamarras resistentes a nieve y lluvia.

El uso de bolsas de plástico o de mantas térmicas de aluminio son indispensables para mantener más calor por las noches.

Lo que nunca puede faltar en cualquier bolsa de campista son linterna, pilas, una navaja o un cuchillo, medicinas, un botiquín de primeros auxilios, brújula y bolsas de basura grandes. Si es un campamento en un lugar inhóspito, es indispensable llevar cerillos o un encendedor y un sarten para preparar comida.

Contanos tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *